fbpx

¿Cómo Cerrar El Año Emocionalmente Fit?

BY CAROL BERMUDEZ

Definitivamente 2020 va a ser un año para recordar. Me atrevería a decir que a todas nos sacó de nuestra zona de confort y de alguna manera nos reconectó con lo más profundo de nuestro ser.

Un año retador, angustiante, de poco socializar con otros pero de mucho ver hacia adentro y aprender a sacar lo mejor de nosotras en los momentos más difíciles. 

Al menos para mi ha sido un sube y baja constante en el terreno emocional. He sido la persona más positiva de este mundo, tratando de ver las circunstancias como el abono para florecer y alcanzar mis metas. Y también me he sentido frustrada, victimizándome ante la situación pensando que no merecía perder mi tiempo de permiso postnatal encerrada en la casa, por poner un ejemplo.

Hubo meses en los que me sentí superpoderosa: hice ejercicio diariamente, me propuse comer saludable y lo logré, a pesar de tener un bebé que tenía 7 meses cuando comenzó la pandemia pude apartar tiempo para mi cuidado personal: probé nuevas rutinas de skin-care, recuperé las ondas naturales de mi pelo después de añales de secador y plancha, hasta lancé mi propio blog lapetitemillennial.com en junio a manera de catarsis, buscando la manera de conectar digitalmente con otras mamás (ya que Covid-19 nos robó la posibilidad de socializar en persona). 

Pero no todo ha sido color de rosas: ha habido meses en los que no he tenido ganas de hacer absolutamente NADA. La situación me ganó y la victimización/culpa hicieron que abandonara mis rutinas por completo. No más ejercicio ni comida saludable, no más organización para escribir en mi blog, ese que me hace tan feliz, ese que más que un proyecto se siente como propósito de vida. Una montaña rusa extrema en donde o he estado muy motivada, o me he tirado al abandono literalmente. Mi mejor y mi peor versión.

Precisamente por experimentar ambos extremos y haber medido los resultados en cada etapa, te traigo mis resoluciones para cerrar este año de tantas transformaciones con unos kilos emocionales menos, como bien dice Cristina Cottin. Y sí, el bienestar emocional es como un músculo que se entrena y bien vale la pena tenerlo en forma (aplica tanto en el terreno digital de tu emprendimiento como en la vida misma):

Haz un recuento de tus logros durante el año. Te prometo que no estás en el mismo punto que en enero, 2020. No importa qué tan rápido o qué tan lento avanzaste: progreso lento también es progreso. No hay nada más motivador que observar el camino recorrido y recordarnos a nosotras mismas de qué somos capaces. 
Permítete compararte. Sí, se que puede sonar equivocado. Pero la comparación con nosotras mismas es un ejercicio que nos lleva a mejorar. ¿Eres la misma de enero? ¿Qué resultados quisieres repetir? ¿Qué vas a descartar? Una comparación tú vs tú siempre va a traerte nuevas ideas y mayor seguridad al planificar lo que está por venir.

Háblate con amor. Mientras haces el ejercicio de revisar qué salió bien y qué salió mal, háblate bonito, como si estuvieras analizando el proyecto de alguien más. Estoy segura de que en una asesoría nunca le hablarías a otra boss-lady con un tono juzgador. ¿Por qué hacerlo contigo? Resalta todo eso te llevó a donde estás hoy. Y revisa lo que no funcionó, simplemente para no repetirlo. Recuerda: lo que no se mide, no se puede mejorar.

 Ahora sí, ¡a planificar! Aprovecha la energía del cierre del año para hacer un calendario editorial. Busca fechas importantes en las cuales tu marca debe estar presente. Si eres mamá sabes muy bien lo que es andar corta de tiempo (y si no lo eres, pues también aplica). Si tu tiempo es limitado como el mío (que decidí aceptar el reto de volver a mi trabajo formal desde casa mientras cuido a mi bebé de 16 meses 24/7) tienes que organizar tus ideas y usar esos minutos contados de la mejor manera posible. Ojo, no significa que vas a dejar de ser espontánea, tu contenido puede adaptarse a los acontecimientos: si algo nos enseñó el 2020 es que debemos soltar el control, porque al final, lo único que nos trae es ansiedad. Sin embargo, te aseguro que tener una estructura va a optimizar tu tiempo significativamente y darte mucha paz mental. 

¿No sabes por donde empezar a organizarte? Crea tu Vision Board. Es la mejor herramienta para conocerte mejor. Piensa en todo eso que quieres lograr el año que viene. Una vez que lo veas fuera de tu cabeza va a dejar de ser un simple sueño para volverse una meta tangible. Así vas a poder trazarte objetivos que te permitan alcanzar eso que tanto quieres lograr. 

Deja de dudar de tu potencial y comienza a experimentar. No tengas miedo de probar estrategias diferentes. Lo mejor que puede pasar es que funcionen, y si no, pues no pasa nada. Saber qué no funciona es dar un paso hacia adelante, ¿no te parece? Esto aplica tanto al contenido que quieres compartir, como a la manera en que quieres organizarte para hacerlo posible.

En esos días cuando todo parece más difícil es importante hacer actividades que nos conecten con nosotras mismas y no dejarnos para después. Salir a tomar aire fresco, meditar, hacer ejercicio. Lo que sea que te haga recargar energías. Lo aprendí con la maternidad: en la medida en que yo me sienta plena y feliz, voy a poder darle eso mismo a mi bebé. Aunque pueda parecer egoísta, es el acto de amor más grande. Igual aplica para tu proyecto.

Ojo, estas son recomendaciones que tengo que repetirme a diario porque no son fáciles de poner en práctica el 100% del tiempo. Lo bonito de este proceso es que se puede comenzar una y otra vez. Y cada vez que volvemos a intentar va a salirnos mejor y mejor. Créeme que se siente mucho mejor saber por qué algo no resultó, que quedarse con el "qué hubiese pasado si...?".

Espero que esta mirada al trabajo que merece nuestro bienestar emocional te haga reflexionar sobre todo lo que atravesaste este año y no sientas más que orgullo al mirar hacia atrás, porque fácil no fue, pero ¡lo lograste!

Sobretodo, lo que busco al compartir mis resoluciones de cierre de año es que estés segura de que está bien caer. De que quienes escribimos estas cosas hemos estado abajo cientos de veces, y lo importante al final es tener la disposición de aprender y la energía de volvernos a levantar.

Estar emocionalmente fit es un trabajo de todos los días. Con altos y bajos. Tal y como pasa cuando trabajamos nuestro cuerpo para conseguir su mejor versión, así mismo ocurre con la mente. Paciencia y constancia son la clave para lograr todo lo que nos propongamos, teniendo presente que para dar, primero hay que darNOS.

¡Vamos por el mejor 2021! Tus resultados no va a estar tan atados a las circunstancias como a lo que haces por encima de ellas.

Stay strong! You got this, bosslady!

 

CARO BERMUDEZ

Motherhood • Entrepreneurship • Realness
💓New trends enthusiast
👩🏻‍🎓Eating expert
📍Toronto 🇨🇦
#OnlyCoolMoms #SoloCoolMoms
English • Spanish

Para un sneak peek sobre mi: @lapetitemillennial
Más detalles en mi blog www.lapetitemillennial.com

 

1 Comment to “ ¿Cómo Cerrar El Año Emocionalmente Fit?”

  1. […] click aquí para que lo puedas leer y para que conozcas a esta comunidad espectacular de #BossLadies en donde […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MANTÉNTE INFORMADA

únete a nuestra comunidad y sé la primera en enterarte de los próximos eventos y de cualquier anuncio o descuento que tengamos.

© 2020 ALL RIGHTS RESERVED BOSSLADIES ROCKING, DESIGNED BY ASTRID GARCES

TOP